lunes, 28 de diciembre de 2009

Luis Braille



Todas las personas ciegas pueden leer gracias al alfabeto Braille, un sistema que lleva el nombre de su inventor: Luis Braille. El origen de este invento tuvo lugar en el taller de su padre, que fabricaba artículos de cuero. Luis le encantaba jugar en este lugar... pero en 1812 ocurrió la desgracia: con sólo tres años se clavó una aguja en un ojo. El ojo se infectó y contaminó al otro. El pequeño quedó totalmente ciego.



Luis no quiso resignarse, fue a un colegio para ciegos y aprendió a tocar el piano. Sólo le apenaba una cosa: ¡no podía leer! Existían unos libros para ciegos, que tenían las letras resaltadas con alambre de cobre, pero el método no iba del todo bien.
Un día, se enteró de que había una forma de escritura a base de puntos, que se había diseñado para que los soldados pudieran leer de noche sin llamar la atención del enemigo. Se trataba de palpar puntos que formaban letras. Se dió cuenta enseguida de que el sistema era complicado, pero la idea era genial.

A los 16 años, la chispa se encendió: ideó crear un método que tuviese menos puntos, cogio una aguja y la clavó en un cartón, creando unos puntos alineados como en la cara número seis de un dado.
¡Éste era el sistema!
Según donde y cuántos puntos de los seis se resaltaban, se formaban las letras, cifras y símbolos, fáciles de palpar por los ciegos.


Así consiguió 64 combinaciones, diferentes, suficientes para todas las letras, los números y los signos ortográficos.

Se había abierto un nuevo mundo...


Hoy ya existen ordenadores con una voz electrónica capaz de leer textos en braille.






Quisiera recordar aquí a aquellas personas invidentes que no podrán ver este post.
Que tengan también: ¡Felices Fiestas!

7 comentarios:

Cornelivs dijo...

Me ha emocionado este post y tu recuerdo a las personas invidentes.

Un abrazo, amigo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Un gran post, querido Luís. Y un recuerdo muy merecido a un hombre que ha logrado que los ciegos "lean".
Un fuerte abrazo.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Interesantísima la historia de este lenguaje que posibilita a quienes no pueden ver a comunicarse mediante la escritura y la lectura.
Cariños!

Marcelo dijo...

Què buena entrada Luis! Son cosas que uno tal vez leyó hace mucho, o no, la cuestión es que me desasnaste del asunto. Me dio impresión como quedó ciego, pero más impresión me causó su fuerza de voluntad. hace que nos sintamos ahogados en vasos de agua con nuestros "problemas"
Un abrazo y buen comienzo de año

BLANCA LIBIA HERRERA CHAVES dijo...

"LA NECESIDAD ES LA MADRE DE LA INDUSTRIA"... NOS REPETÍA LA ABUELA... BRAILLE SE HIZO PRUEBA FEHACIENTE... Y UNA NUEVA HISTORIA POR SABER... GENIAL ENTRADA...

UN ABRAZO...

SAFIRO dijo...

Luis,
tengo de vecinos, hacen muchos años, a un matrimonio de invidentes, los dos pertenecen a la Sinfónica de Buenos Aires. Muy cultos, educados y personas admirables, son mis amigos.
A veces me dejan el correo para ellos, libros por lo general, en ese papél de color ocre y en Braille, que cuando llegan de sus trabajos yo se los entrego...¡siento que quedo en custodia de reliquias!

Muy interesante tu entrada, como la mayoría de las que publicas y que leo...y no siempre comento.

Te deseo un felíz año 2010!

Un abrazo

Isabel Estercita Lew dijo...

Luis, las personas con discapacidad visual pueden leer o escuchar el generoso contenido de tu entrada con sus lectores de pantalla, aunque estos no sirven para archivos en formato de imagen, para esos casos lo ideal es reproducir el contenido de en el cuerpo del mensaje y si se trata de una imagen, que se haga una breve descripción de la misma.

Una sociedad inclusiva, es aquella que reconoce, respeta y valoriza la diversidad humana.
Gracias por esto

Estercita